Miércoles, Octubre 30, 2019

Fincas Escuelas Agroecológicas, un aprendizaje forjado desde lo comunitario

A través de estos encuentros, Cicaficultura pretende consolidar la red de Fincas Escuelas Demostrativas Agroecológicas Cafeteras a partir del fortalecimiento de experiencias socio-territoriales, gestadas por las propias comunidades rurales.
Ruta de intercambio de saberes, Timbío.

 

Conjunto a la vía panamericana, a escasos metros del casco urbano del municipio de Timbío, se encuentra un trabajo de dedicación, paciencia y aprendizaje constante; Los senderos de la finca ‘La Empalizada’ se adornan de variedad y diversidad, fruto del esfuerzo de los miembros de la Asociación Agropecuaria Manos Laboriosas Campesinas del Cauca –ASOAMALACA-, quienes le apuestan a la conservación del entorno a partir de prácticas sostenibles y amigables con la naturaleza.

Hasta allí arribaron, además de los investigadores de Cicaficultura, varios caficultores que hacen parte de asociaciones cafeteras provenientes de los municipios de Sotará, Rosas, El Tambo y Totoró. En palabras de Yonni Urreste, propietaria del lugar e integrante de la organización local, se recalca la importancia del encuentro: “Queremos que en este compartir de conocimientos ustedes se motiven, para nosotros también motivarnos, eso es lo importante”.

Sobre las rutas de intercambio

El Centro de Innovación y Apropiación Social de la Caficultura –Cicaficultura- en su componente de Agroecología y Territorio, incluye en la estrategia de Fincas Escuelas el fortalecimiento de los procesos comunitarios a partir del diseño de rutas de intercambio de saberes entre asociaciones cafeteras, que le apuestan a la agroecología como una alternativa para la disminución de los agroquímicos, la autonomía alimentaria, el consumo responsable y el cuidado de los ecosistemas rurales.

Estas rutas consisten en llevar representantes de asociaciones cafeteras de diferentes municipios del departamento a conocer otros modelos de fincas escuelas, que evidencien por medio de la enseñanza la apropiación e implementación de prácticas orgánicas, y que a partir de su propia experiencia compartan diferentes conocimientos.

Algo tenemos para saber y algo debemos que aportar, porque no es trabajar por trabajar, sino que la idea es hacer de estas jornadas algo agradable, que deje una pequeña enseñanza o por lo menos que ponga a reflexionar a quien asiste”, afirmó Alirio Alegría, miembro de ASOAMALACA.

En esta ocasión la asociación anfitriona efectuó el recorrido por la biofábrica de abonos, un espacio adecuado para la elaboración de abonos orgánicos, almacenamiento de elementos útiles para la activación de microorganismos y la preparación de biofertilizantes.

Posteriormente las actividades giraron en torno al reconocimiento de cultivos creados a partir de la técnica de bancales profundos, una práctica donde se aplican las preparaciones orgánicas de la biofábrica, evidenciando los beneficios que estos insumos significan para la recuperación del suelo.

Alirio, quien lideró el proceso de enseñanza de las prácticas, aseguró que los bancales profundos “representan una ayuda al suelo para equilibrar sus nutrientes a través de compostas, a través de material biodegradable, siempre con el propósito de brindar todos los elementos que necesita la planta para iniciar su proceso de transformación”.

Por su parte Adelina Rivera, representante de la Asociación de familias agroecológicas y desarrollo humano –ASFADEH- del municipio de El Tambo, valoró la oportunidad de conocer nuevas técnicas de cultivo. “La práctica de bancales profundos para mí es novedosa, es una manera más práctica de tener los cultivos con más vida porque se profundiza y se nutre el terreno”.

¿Qué aportaron los intercambios?

Finalmente, anfitriones y visitantes se mostraron satisfechos tras la conclusión de la jornada, donde a través de la observación, la práctica y el diálogo en doble vía identificaron diversos elementos eficaces para el mejoramiento de sus fincas escuelas en sus territorios. Frente a esto Adelina resaltó el cambio desde lo químico a lo orgánico, como forma de preservar la salud y la vida. “Con lo químico nos estamos enfermando mucho, mientras que con lo orgánico podemos estar con más salud, eso es lo básico y más importante, la vida”.

En imágenes: Observa las fotografías del encuentro

Cicaficultura a lo largo de la ejecución del proyecto ha potenciado y mantenido la operatividad de estos espacios en conjunto con las comunidades, con el objetivo de realizar la sustitución de prácticas agroquímicas por unas más amigables con el medioambiente. “Nosotros veníamos de aplicar muchos agroquímicos, lo hacíamos en esta finca y lo hacíamos como asociación, pero vimos la necesidad de hacer un cambio porque queremos recuperar suelos y tener seguridad alimentaria, pero además de eso que el producto que estamos consumiendo sea libre de agrotóxicos, que sea un producto balanceado nutricionalmente”, concluyó Yonni.

Yonni Urreste – ASOAMALACA.

“Tengo una esperanza grande de que ellos vayan y repliquen lo poco que han aprendido aquí, y que también ellos sigan compartiendo con nosotros los nuevos conocimientos que adquieran”.

Alirio Alegría – ASOAMALACA.

“La gran ambición que debe tener todo campesino, toda persona de lo rural y como eje central es la agricultura limpia, la agricultura orgánica”.

Cicaficultura es un proyecto desarrollado por la Universidad y el Comité de Cafeteros del Cauca, financiado por la Gobernación del Cauca a través de fondos provenientes del Sistema General de Regalías. Sus avances y resultados son monitoreados a través de la Secretaria de Agricultura y Desarrollo Rural del departamento.

Mayor información

Gustavo Alegría Fernández
Centro de Investigación Cicaficultura
gustavoalegria@unicauca.edu.co
Celular: 3127230038

Fotografías: 

Navegación lateral